Coloides: el cajón de las mezclas difíciles.

Muchas mezclas que nos rodean no son fáciles de clasificar. Basta citar unos ejemplos para encontrar dificualtades: ¿humo? ¿espuma de afeitar? ¿pinturas?

Su comportamiento o propiedades los hacen difícilmente encajables en la clasificación habitual. En realidad tenemos que hacer una clasificación más exacta, pero para ello debemos reconducir los términos:
  • Fase dispersante o fase continua, o componente mayoritario en la que se encuentra repartida al azar la fase dispersa.
  • Fase dispersa (formada por las partículas coloidales) es el componente que se encuentra en menor proporción, repartido al azar entre las moléculas de la fase dispersante.

Nuestra nueva clasificación, en función del tamaño de las partículas de la fase dispersa quedaría más o menos así:
  • Mezcla heterogénea o suspensión. En ellas el tamaño de la fase dispersa es mayor de 1000 nm.  La fase dispersa se observa a simple vista: arena con agua tras agitar. 
  • Coloides o dispersión coloidal, en apariencia homogéneas (incluso algunas de ellas transparentes). En ellas el tamaño de la fase dispersa está entre 1 y 1000 nm. Con un ultramicroscopio, podríamos ver y por tanto detectar el soluto formado por agrupaciones o aglomerados de moléculas de la fase dispersa. Un ejemplo: mayonesa
  • Mezclas homogéneas, también llamadas disoluciones verdaderas. En ellas el tamaño del soluto disuelto está entre 0,1 y 1 nm (es decir, no se observaría en ningún tipo de microscopio.
Tarea 1.
A la vista de esta clasificación, y de los ejemplos que se suministran, intenta clasificar estos coloides:
  • Bruma
  • Oro coloidal
  • Gelatina
  • Gel de baño
Tarea 2.
En este laboratorio virtual, clasifica las seis muestras usando los dos microscopios. Explica en clase el criterio que empleas para tu clasificación.



Tarea 3 
Investiga qué es el efecto Tyndall, y explica para qué sirve. Puedes ayudarte de este enlace y el vídeo que está insertado.

No hay comentarios: